Estás en el blog de burgers.love

Hamburguesas caseras: 4 consejos para preparar y cocinar la carne

Si quieres que tus hamburguesas caseras estén a la altura del mejor restaurante, pero todavía no has conseguido dar con la fórmula, sigue leyendo. Hoy te vamos a dar 4 consejos básicos para preparar y cocinar tú mismo/a la carne de las hamburguesas en casa. Si aplicas estos sencillos consejos, conseguirás que tus hamburguesas sepan a gloria. ¡Asegurado!

Hamburguesa en la parrilla con llamas de fondo

Si estás buscando darle un toque más profesional a tus hamburguesas caseras y por más que te esfuerzas en la cocina no lo consigues, hoy es tu día de suerte. Todo tiene una explicación y si la carne de tus hamburguesas no queda todo lo jugosa que debería o el disco se desmorona, siento decirlo, es que seguramente algo estás haciendo mal.

Pero no te preocupes, hemos estado investigando y hoy te traemos 4 consejos para preparar y cocinar la carne de tus hamburguesas caseras. Toma nota porque después de esto te aseguramos que tus hamburguesas quedarán para chuparse los dedos. ¡Vamos a ello!

1. Olvídate de la carne picada envasada.

Carne picada en un bold de cristal

Ya, sabemos que esto es una obviedad y que no hay ni que decirlo, pero nunca está de más repetirlo para los más despistados.

Que tú eres de los que mira siempre la etiqueta y sabes que la carne picada que compras para tus hamburguesas caseras es de calidad. Pues te vamos a dar tres motivos para que veas que estás equivocado.

Primero, no sabes qué trozos de carne han picado para preparar esa bandeja envasada. Seguramente sean trozos de diferentes partes del animal que no se podían vender por separado. Segundo, la carne de esas bandejas no suele llevar apenas grasa. ¿Esto es malo? Rotundamente sí. En una hamburguesa perfecta la grasa es el sabor y lo que aporta jugosidad. Y tercero, para refrigerar la carne picada se añade hielo, es decir, la carne está aguada y por eso, cuando la pones en la sartén, suelta líquido y disminuye considerablemente su tamaño.

Por lo tanto, el experto hamburguesero recomienda ir a un carnicero de confianza, escoger personalmente el trozo de carne que queramos y ver cómo nos los pican.

2. Escoge trozos de carne veteados.

Filete de carne cortado por la mitad

Como ya hemos dicho, la grasa es lo que va a dar sabor y jugosidad a nuestra hamburguesa casera, así que lo mejor es elegir un corte que esté equilibrado en carne y grasa.

Lo más acertado, según el experto hamburguesero, es preguntar a nuestro carnicero por la raza del animal del que proviene el trozo de carne. En España tenemos numerosas variedades de vacuno: rubia gallega, tudanca, avileña, pirenaica, retinta, morucha, asturiana, etc.; a las que se unen siete de origen extranjero, pero con larga tradición en el mercado español: blonda de aquitania, charolesa, fleckvieh, frisona, limusina, parda y parda de montaña.

Por supuesto este tipo de carnes son más caras, no lo negamos, pero valen cada céntimo que se paga por ellas y oye, ¡que un día es un día!

3. El tamaño sí importa.

Hamburguesa cortada con cuchillo por la mitad

Antes de ponernos manos a la obra para dar forma a nuestras hamburguesas caseras, el experto hamburguesero aconseja no dejar pasar mucho tiempo desde el picado de la carne y controlar su temperatura, que esté cuanto más fría mejor.

Ahora sí, cogemos la báscula de cocina y vamos formando porciones. En cuanto al peso de cada porción, a gusto del consumidor. Hay innumerables posibilidades, desde una pequeña (slider) de 50 gramos al cuarto de libra de 125 gramos e incluso opciones por debajo y por encima de esos pesos.

El medallón debería ser tan grueso como las dos mitades del panecillo juntas, según el experto hamburguesero, para que al morder podamos saborear la misma cantidad de carne que de pan. Para dar forma a nuestra hamburguesa casera podemos utilizar las manos o ayudarnos de un anillo de postres, pero no te obsesiones para que quede perfecta.

4. ¡A cocinar! La sartén muy caliente y sin aceite.

¿Por qué? Porque si no el medallón de carne quedaría cocido y no con ese rico aroma a tostado. Por otro lado, como ya hemos dicho, la grasa de nuestra hamburguesa casera debería estar en su interior, por lo que no hace falta que añadamos aceite.

Una vez pongamos nuestras hamburguesas caseras en el fuego, pasado un minuto, el experto hamburguesero recomienda dar la vuelta para conseguir un buen sellado de la carne y más aroma a tostado. Este, además, es el momento para espolvorear el medallón de carne con pimienta y sal.

El segundo lado ya lo dejaremos el tiempo que sea necesario en función del punto de la carne que busquemos. Como referencia, deciros que con 2 minutos lograremos el interior rosado y a partir de ahí, de nuevo a gusto del consumidor.

Hamburguesas en horno josper con queso y bacon por encima

Una vez tengamos cocinado a nuestro gusto nuestro medallón de carne, solo habrá que ponerlo sobre el panecillo, añadir el resto de ingredientes y ¡a disfrutar de nuestra hamburguesa casera!

Con estos 4 consejos para preparar y cocinar la carne de tus hamburguesas caseras, estamos convencidos de dejarás asombrados a tus comensales y lo que es peor, ¡estarán deseando repetir!

Más entradas
Cómo restar calorías de una hamburguesa: 7 consejos para mantenerte saludable

Cómo restar calorías de una hamburguesa: 7 consejos para mantenerte saludable

Aunque nos hemos esforzado y no nos hemos saltado ni un día ...

Leer más
Bienvenido/a a nuestro blog, bienvenido/a a burgers.love

Bienvenido/a a nuestro blog, bienvenido/a a burgers.love

Si eres un auténtico burger lover, en este blog vas a encontrar ...

Leer más