La web especializada en hamburguesas

4 alternativas a las patatas fritas para acompañar tus hamburguesas caseras

Cuando buscamos un acompañamiento para hamburguesas, automáticamente pensamos en las patatas fritas. Pero hay también otras opciones muy conocidas e igual de deliciosas. Hoy te mostramos 4 opciones para acompañar tus hamburguesas caseras que harán que te olvides de las patatas, ¡al menos por un instante!

guarniciones para hamburguesas

La hamburguesa y las patatas son inseparables, lo sabemos. Pero si quieres innovar, probar cosas nuevas o simplemente no sabes con qué acompañar las hamburguesas caseras, hoy te vamos a sugerir 4 alternativas a las patatas fritas sabrosas, diferentes y variadas.

Porque cuando salimos a comer fuera, ya damos por hecho que las hamburguesas vendrán acompañadas de unas patatas fritas crujientes y en las ocasiones en las que podemos elegir, no dudamos y casi siempre apostamos por ellas. ¿Por qué? Pues porque tenemos la certeza de que nos van a gustar. ¡Así de simple! Por el contrario, cuando nos ofrecen otras opciones con las que acompañar las hamburguesas, como no sabemos qué ingredientes llevan o cómo las preparan, preferimos no arriesgarnos.

Por eso hoy queremos abrirte el apetito, queremos provocarte para que pruebes si no todos, al menos sí un acompañamiento de hamburguesa de estos que te proponemos. ¡El que más te guste! Estas son las 4 alternativas a las patatas fritas que creemos que son perfectas como guarnición para acompañar tus hamburguesas de toda la vida o hamburguesas veganas.

¿Buscando con qué acompañar una hamburguesa?

¡Pues aquí tienes cuatro opciones de guarniciones para hamburguesas que no te dejarán para nada indiferente!

1. Boniato frito o al horno

Plato de palitos de boniato fritos con perejil espolvoreado encima y un pequeño cuenco de salsa

Este tubérculo originario de América se ha puesto muy de moda. Boniato, batata, camote, patata dulce, etc., se le suele llamar de distintas formas y como ocurre con las patatas, existe una gran variedad dependiendo de su tamaño, sabor o textura. Los boniatos de color naranja son los más comunes, aunque también los hay blancos, amarillentos o morados. Ahora los podemos encontrar en los supermercados en distintas épocas del año, pero tradicionalmente, el boniato ha sido propio de los meses de otoño.

Es una excelente fuente de hidratos de carbono y por tanto, de energía. Asado o cocido aporta menos calorías por porción que la patata y aunque contiene más azúcares naturales, es muy saciante y reduce el índice glucémico de las comidas. Además, es fuente de fibra, antioxidantes, minerales, vitamina A y C.

Al igual que la patata, el boniato al horno o asado es una opción muy saludable y aunque tiene un sabor algo diferente, puedes cocinarlo de la misma forma que las patatas. Prueba nuestra receta de patatas fritas al horno pero sustituyendo la patata por boniato, ¡te va a encantar!

2. Coleslaw o ensalada de col

Cuenco pequeño de ensalada de col con zanahoria sobre una tabla de madera

Es un acompañamiento muy común en el sur de Estados Unidos. Allí se cocina como guarnición para barbacoas, emparedados, perritos calientes y como no, hamburguesas. No obstante, aunque se popularizó en América, la ensalada de col procede de los países centroeuropeos, donde es muy habitual consumir esta hortaliza. La ensalada coleslaw lleva col blanca cruda, zanahoria y manzana, todo picado muy fino. Pero según la región su preparación puede variar, por ejemplo, en algunos sitios se hace con col lombarda, con piña en lugar de manzana, etc.

El aliño, además, es muy característico. El tradicional suele llevar mayonesa, crema agria y vinagre, pero esto también depende, porque cada lugar tiene su receta propia. Lo que sí es cierto es que para que los sabores se impregnen bien y se asienten, esta ensalada se suele preparar con mucha antelación, puesto que en la nevera se conserva perfectamente de 2 a 3 días.

Se trata de una alternativa deliciosa y muy refrescante. Por eso, te recomendamos que pruebes nuestra receta de coleslaw o ensalada de col, como guarnición para hamburguesas caseras o como plato único, ¡está riquísima!

3. Aros de cebolla

Aros de cebolla rebozados sobre una tabla de madera acompañados de un cuenco pequeño de salsa

Son muy típicos en Estado Unidos y Canadá, y aunque se desconoce su origen exacto, las grandes cadenas de restaurantes de comida rápida reclaman su invención allá por los años 20 del siglo pasado.

Esta guarnición no es más que rodajas de cebolla cortadas en forma de anillos rebozadas y fritas, pero su sabor dulzón y su textura crujiente son tan adictivas que lograron convertirse en uno de los acompañamientos preferidos con las hamburguesas. En España se sirven como tapa o aperitivo.

La cebolla procede de Asia y es la tercera hortaliza más cosechada del mundo, por detrás del tomate y la patata. Pertence a la familia de las liliáceas y se compone en un 89% de agua, lo que la hace muy ligera. Al comerla, nos proporciona una buena cantidad de vitamina C, potasio, calcio y fósforo; y además tiene propiedades antiinflamatorias. ¿Quieres más motivos para consumir cebolla con frecuencia? Entonces prueba nuestra receta de aros de cebolla como acompañamiento de hamburguesas caseras, ¡son adictivos!

4. Chips de verduras

Tres calabacines verdes sobre una tabla de madera

¡Otro acompañamiento que también se ha puesto muy de moda!

Mucha gente prepara las chips de verdura para sustituir a las patatas fritas, incluso se pueden comprar ya embolsadas en muchos supermercados. Fritas, secas, horneadas o deshidratadas, hay varias formas de preparar chips de verdura, todas muy sencillas.

Tan solo tienes que escoger entre tus verduras favoritas y cortarlas en rodajas muy finas, pintarlas con aceite de oliva una vez colocadas en la bandeja del horno forrada con papel vegetal y posteriormente, espolvorear con especias al gusto. Con solo 10-15 minutos de horno tendrás unas chips de verduras exquisitas para acompañar tu hamburguesa casera. ¡Fácil y saludable!

Con estas 4 opciones de acompañamientos para hamburguesas caseras puedes olvidarte durante un tiempo de las patatas fritas, porque como ves, ¡están igual de deliciosos! Y una vez hayas probado todas estas ideas para acompañar una hamburguesa, entonces sí, puedes decidir cuál te gusta más y si lo prefieres, volver a ser fiel a las patatas fritas. ¡Sin compromisos!

Más entradas
Receta de hamburguesa casera de pollo con manzana y queso camembert

Receta de hamburguesa casera de pollo con manzana y queso camembert

Cuando pensamos en hamburguesas, lo primero que se nos viene a la ...

Leer más
La hamburguesa vegana más sana del mundo: Te contamos cómo es y cuál es su secreto

La hamburguesa vegana más sana del mundo: Te contamos cómo es y cuál es su secreto

El nombre de la hamburguesa vegana más sana del mundo es Burger ...

Leer más
Quedada de burgers.love en el centro histórico de Málaga. ¡Esto sí que es un lujo!

Quedada de burgers.love en el centro histórico de Málaga. ¡Esto sí que es un lujo!

En esta segunda quedada volvíamos al Centro, pero también a uno de ...

Leer más